Acupuntura durante el embarazo

La acupuntura es una técnica milenaria que tiene sus orígenes en la Medicina Tradicional China (MTC) y sus principios se basan en el pensamiento de la filosofía oriental. Plantea al ser humano como un microcosmos inserto en su macrocosmos del medio ambiente, si se mantiene el equilibrio entre el hombre y el medio que lo rodea, el resultado será la “salud”.

Siguiendo este concepto en el propio organismo, la salud se entiende como un equilibrio entre la mente y el cuerpo. Por lo tanto, si seguimos una dieta saludable, si se descansan las horas necesarias, si practicamos ejercicio adecuado y si nuestras actividades intelectuales son óptimas, mantendremos un buen estado de salud.

Podemos ver que la acupuntura es una medicina “holística” que entiende al hombre como un “todo” y no como lo es la medicina alopática hoy en día que separa a la persona en un útero, un estómago, una mano o una mente, que cada vez se especializan en un subsistema más específico.

¿En qué consiste este tratamiento?

Consiste en la inserción de finas agujas a través de la piel, las que llegan a puntos específicos llamados “puntos de acupuntura” ubicados en los meridianos o canales energéticos, los cuales se encuentran conectados con órganos vitales.

A través de las agujas se puede corregir el movimiento energético del cuerpo, es decir, que una enfermedad puede ocasionar una alteración energética en el cuerpo, o al revés, una alteración energética es capaz de ocasionar una enfermedad. Mediante el pinchazo con las agujas se desbloquea o estimula la energía, fisiológicamente esto provoca una liberación de endorfinas y otra clase de neurotrasmisores que pueden ayudarnos a disminuir el dolor, fortalecer el sistema inmunológico, reducir las inflamaciones y ayudar a nuestro cuerpo a combatir infecciones que puedan llegar a presentarse.

La acupuntura se complementa con otras técnicas de la MTC como son la moxibustión, ventosas, masajes, entre otras.


¿Qué enfermedades se pueden tratar con acupuntura?

 

La Organización Mundial de la Salud (OMS) apoya el uso de las medicinas tradicionales y alternativas cuando éstas han demostrado su utilidad para el paciente y representan un riesgo mínimo. Existen  pruebas empíricas y científicas que avalan los beneficios de la acupuntura, las terapias manuales y diversas plantas medicinales en diversas afecciones crónicas o leves.
Por ello, el 90% de los servicios de tratamiento del dolor del Reino Unido y el 70% de Alemania incluyen la acupuntura entre los tratamientos que ofrecen.

Algunas de las enfermedades y desórdenes para los cuales la acupuntura ha sido probada en ensayos clínicos controlados publicados en literatura reciente son:

Tratamiento del dolor (cefaleas, lumbalgias, dolor de codo, rodillas y hombro, neuralgias); enfermedades gastrointestinales (vómitos, colon irritable, gastritis crónicas); secuelas de parálisis (parálisis facial, hemiplejia o apoplejía); trastornos ginecológicos (dismenorrea, amenorreas, infertilidad); patologías del embarazo (vómitos, lumbalgias, molestias matinales, embarazo prolongado); trastornos psicológicos (ansiedad, insomnio, estrés o depresión); entre otros.

En cualquier caso, es preferible emplear la acupuntura en las primeras fases del desarrollo de los procesos, en su fase aguda, o como complemento a los tratamientos convencionales. Es recomendable que el paciente no abandone su tratamiento alopático.


ESTRECHA RELACIÓN CON GINECOLOGÍA

Alrededor del 80% de las mujeres presenta algún síntoma asociado a problemas menstruales, estudios demuestran que la acupuntura ha conseguido un 90% de resultados positivos.

Algunos trastornos ginecológicos tratados con la MTC son: dismenorrea, sangrado irregular, amenorrea, infertilidad, flujo infeccioso, síndrome climatérico, entre otros.

Es el caso de la dismenorrea primaria, este síndrome se define como “el excesivo dolor que se experimenta durante la menstruación”, está compuesta de múltiples síntomas como calambres, dolor abdominal, dolor lumbar irradiado hacia las piernas y molestias grastrointestinales. El tratamiento en base a la utilización de agujas se realiza según los ciclos menstruales y para prevenir este síndrome es útil realizarlo antes de la menstruación. Para lograr resultados hay que ser constante, no es algo mágico. Un estudio efectuado en occidente manifestó que el 90% de las pacientes tuvo un buen resultado, el que se tradujo en una mejora de síntomas como la hipersensibilidad mamaria.

El sangrado uterino disfuncional ocurre principalmente por un desorden hormonal. Se manifiesta con diferentes alteraciones del sangrado menstrual: sangrado abundante en cantidad o en duración, sangrado intermenstrual, ciclos más prolongados o más cortos. Los chinos tratan estos trastornos con acupuntura, con el objeto de armonizar los ciclos menstruales y equilibrar la ovulación cuando la causa es hormonal.

En relación a la infertilidad, según la MTC ésta se produce cuando aparecen obstrucciones en la circulación del Qi (sustancia elemental, energía) o la sangre, o cuando hay una deficiencia en los órganos involucrados. Para su tratamiento no sólo se utiliza la acupuntura sino que se complementa con moxibustión (aplicación de calor en puntos de acupuntura). Esto se aplica de acuerdo a los ciclos reproductivos de la mujer y se complementa al tratamiento convencional.

DURANTE EL EMBARAZO

La acupuntura durante el embarazo puede llegar a ser beneficiosa tanto para la mamá como para el futuro bebé, ya que el sistema orgánico del bebé va a depender de la buena salud de la madre. Esta medicina natural favorece el buen funcionamiento de todos los sistemas, especialmente el inmunológico, endocrino y el sistema nervioso; sin causar efectos adversos en la madre ni al feto. Cabe destacar que esta técnica debe ser aplicada por profesionales idóneos en la materia ya que existen ciertos puntos que se deben evitar durante el embarazo.

Durante el primer trimestre puede aliviar los síntomas propios del embarazo como son las nauseas, vómitos y acidez estomacal.

En el segundo trimestre alivia los dolores pélvicos y lumbares, además mejora la digestión.

Y en el tercer trimestre disminuye la ansiedad, elimina la retención de líquidos, puede aliviar los dolores durante el trabajo de parto, y, algo muy sorprendente, puede provocar contracciones y así inducir de forma natural el trabajo de parto.

Actualmente, en el Hospital Gustavo Fricke de Viña del Mar, estamos realizando un estudio sobre “Efectividad de la Acupuntura en la Inducción del Trabajo de Parto”. Esto consiste en realizar sesiones de acupuntura diarias, por tres veces consecutivas a embarazadas que cursen 40 o más semanas de gestación, que aún no hayan iniciado su trabajo de parto y que no tengan ninguna patología. Esto provocaría contracciones durante el día y así favorecería la dilatación. Dirigido a todas las mujeres que se controlan en los consultorios de Viña del Mar y que tendrán su parto en el hospital. Para inscribirse en el estudio deben acercarse al Sector D del Policlínico de Especialidades y contactar a la matrona a cargo.

Es importante destacar que la Acupuntura es un tratamiento complementario a la medicina alopática, que requiere una constancia del paciente, no es “algo mágico, místico ni esotérico” es medicina basada en la evidencia que lleva más de 4.000 años usándose en China. Ellos incluyen además recomendaciones de estilos de vida tales como la alimentación, el ejercicio, el descanso, etc.; por lo que es difícil extrapolar los resultados a nuestra realidad.

Por Paula Díaz Álvarez

Matrona, Diplomada en Parto Natural.

Acupunturista Médico.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s